Útero en Construcción

Estándar

Durante el Taller de UterusMapping de agosto 15, no tuve la oportunidad de pintar, y esta semana estoy en la toma de una importante decisión. En este contexto, me di a la tarea de hacer mi pintura…

DSCN9645

Del lado izquierdo se encuentra el azul con un poco de anaranjado. Ahí están las expectativas, las cosas que se esperan de mí y con las que debo cumplir que, de alguna manera han sido socialmente impuestas. En adición la energía, vida y positividad que debo ponerle y que a su vez me roba.

En el otro lado está el verde con el rojo. Esto representa la pasión por la libertad que siempre busco y obtengo a medias, con la esperanza de que en un futuro inmediato pueda aventurarme a tomar mayores riesgos con amor e intensidad.

Las trompas tienen los colores de la luz, la verdad y hacen camino para que mi útero y ovarios se encuentren.

Mi útero y ovarios en diferentes tonalidades de violeta, simboliza el proceso de crecimiento y el descubrimiento de propósitos diversos. Es el nacimiento de una nueva etapa de conexión, arte y transmutación. Ellos contienen en su interior pasión, amor y riesgos que crecen cada vez, desde el interior hacia afuera y con espirales que aceptan y reafirman los cambios a los que cada vez me voy adaptando.

Todo el tiempo nos estamos rediseñando porque lo único constante es el cambio. Con temor viene, pero el temor no es sinónimo de negatividad, sino de algo desconocido, algo nuevo, un riesgo. Lanzarme o no, cumplir o no. ¿A quién cumplirle? Si muero a fin de año, que me hubiese gustado estar haciendo. ¿Me arriesgo?

Estoy en construcción, aprendiendo que las cuentas, me las rindo a mí. La gente espera muchas cosas de una; haz esto, prepara aquello, no hiciste eso, no dijiste tal cosa, no estuviste allí, no contestarte esto otro. En fin, todo mundo quiere decirte como debes vivir, cuáles deben ser tus prioridades, con que comprometerte, como debes cumplir, como tienes que militar, que pensar, con que estar de acuerdo o no y un montón de cosas más.

Por eso digo que mis ovarios están en construcción. Buscando y reafirmando mi autonomía fuera y dentro de los “ISMOs” e “ISTAs”. Dándome el permiso para no estar de acuerdo y tener libre pensamiento y acción. Sin sentirme culpable si no estoy. Sin disculparme por decir NO. Decidiendo yo, pensando yo, haciendo yo.

Crisálida

Estándar

crisalida-logoDesde la Comisión de Mujeres de la Red de Jóvenes Positivxs de Latinoamérica & el Caribe, lanzo la iniciativa “Crisálida”. Esta iniciativa plantea transformar la manera en la que compartimos las historias de las mujeres que vivimos con VIH. Historias cuyas protagonistas, rara vez tenemos la oportunidad de escuchar. El propósito de Crisálida es crear un espacio en el cual aquellas mujeres que desean ser visibles o ser escuchadas, pero que aún no se sienten lo suficientemente empoderadas, sean verdaderamente autoras e intérpretes de sus propias historias, de manera que las personas escuchen con nuestras propias voces.

Desde agosto 17 a septiembre 7 de 2015 estaré recopilando grabaciones de voz cortas (30 segundos a 2:30 minutos) vía WhatsApp, en la que se compartirán diversas experiencias y vivencias de mujeres jóvenes viviendo con VIH. Estas grabaciones se publicaran en nuestra página, en Septiembre 21, Día Internacional de la Paz. Puedes grabar tu audio en el idioma que mejor te parezca.

Con esto se crearan cuatro (4)  series de temas: Salud Sexual & Reproductiva, Estigma y Discrimen, Terapia Antirretroviral y Tema Libre. Puedes grabar un audio de cada uno, ya que durante el resto del año se continuare con la recopilación y publicaciones.

Si estás interesada  escribe a lorangelis@gmail.com o vía WhatsApp al +1-787-213-2114.

¡NO VENGO A RENOVAR LICENCIA!

Estándar

En estos meses he sido más paciente, más comprensiva, más llevadera, más cooperadora, más amable y más participativa. Entiendo que es lo menos que puedo hacer en tiempos de crisis. Más paciente al esperar una AMA más de dos horas. Más comprensiva con los y las empleados/as públicos/as y las personas que no tienen techo. Más llevadera con la gente en la calle que anda de mal humor. Más cooperadora apoyando el comercio y producto local. Más amable en mí trabajo y en todo lo que hago. Más participativa asistiendo a la mayoría de convocatoria que me envían.

Cobro un poco más de $800.00 una vez al mes. Cuando cobro, antes de comprarme tan siquiera una botella de agua en la calle, pago todas mis cuentas, todas el mismo día: renta, agua, luz, teléfono e internet. Desde que inicio el racionamiento en mayo mi factura de agua comenzó a llegarme de $73.00, esto es más del doble de lo que me llegaba, cuando tenía agua todos los días. Me tardo más y se me hace más complicado hacer compra y tener que comer en la nevera que pagar deudas. Incluso, tener que comer no es ni si quiera uno de mis tres “gastos” más importante. Dependiendo de lo que me sobre, es que hago compra.

Al momento de cobrar ya ha pasado un mes y dos o tres días más, en lo que el cheque se refleja en mi cuenta, es mucho tiempo, por lo tanto prefiero ir a la chequera en lado del cuartel, y perder par de pesos. Recibo dos ayudas del gobierno federal, una para pagar mi renta (pago la mitad) y el plan médico, pues como ya sabrán, mis medicamentos para el VIH salen en 2’500.00 al mes, esto sin contar laboratorios y el resto del cuidado clínico.

Dependo del transporte colectivo, pues no tengo carro y mi sueldo no me da para ahorrar dinero y comprar un carro, además que no tengo donde meterme un carro porque donde vivo, hay que pagar por dejar el carro en la calle y hay que pagar por dejarlo en un estacionamiento privado. Ir a Loíza, si no consigo pon, me sale desde $3.00 a $6.00. Por suerte no voy ni todos los días ni todas las semanas. Para abaratar costos prefiero caminar un tramo de 20 minutos a 30 minutos, desde mi casa a la estación de Piñero para evitar pagar los $3.00 ida y vuelta del tren. Tal vez no es mucho, pero cuando cobras una vez al mes, aun te faltan 2 semanas más para cobrar otra vez y solo tienes $20.00 en tu cuenta, $3.00 es mucho. Vamos, con $3.00 me compro 4 plátanos en la Plaza del Mercado. Más aun cuando tengo que planificar salir al menos dos y tres horas antes de la hora a la cual debo estar en X o Y lugar.

He llegado a Canóvanas, Toa Baja, Rio Grande y Gurabo en transportación colectiva, y gastar hasta $10.00. Doy, no una, sino 3 y 4 millas extras en mi trabajo. Yo sola, hago el trabajo de dos personas y casi tres, y cuando requiero tomarme unos minutos para ir al baño o merendar algo, hay gente tan desconsiderada, que se queja por tener que esperar 5 minutos más, en vez de levantarse más temprano y llegar antes. Colaboro con varias redes y doy charlas de sexualidad completamente gratis y a veces gasto de mi dinero para poder brindarlos, para que en ocasiones me critiquen el trabajo o se quejen de que no lleve condones suficientes. En fin, trabajo más de 200 horas al mes, pero en estos últimos 6 años, alrededor de unas 7 veces, he cobrado $1’000 o más en un solo mes. Este mes decidí que era justo que me tocaba comprarme algo de ropa, pantaletas y dos sostenes, ya que ni recuerdo cuando fue la ultima vez que lo hice.

Las agencias del gobierno se tardan meses en pagar y después que el trabajo está hecho no te quieren pagar completo y exigen que “hagas más con menos”. En menos tiempo, con menos personal, con menos recursos y sin beneficios. Nos impusieron el IVA del 11.5% y dicen que lo “van a devolver”, cuando ni siquiera el reintegro me ha llegado desde febrero que me vi obligada a llenar planilla para solicitar la beca en la universidad. Ah sí, porque en enero me dieron de baja porque no he radicado planilla y si quiero solicitar la beca debo hacerlo y en el ir y venir de la misma, no me pude matricular en febrero. Ahora pienso si debo estudiar porque no sé si tenga dinero suficiente para coger el tren varios días a la semana, pagar libros, más lo que no me cubre la beca que es casi $300.00 por trimestre.

He optado por beber menos cerveza y fumar marihuana porque es más costo efectivo; en 4 cervezas gasto $10.00 y con eso consigo marihuana para casi un mes completo. Además, al día siguiente me levanto sin  hangover y me provoca menos efectos secundarios cuando me tomo mis ARV. Están cerrando más escuelas, construyendo más CVS y socializando una maldita deuda de un dinero que no he visto en qué carajo lo han gastado. Hoy tuve que cancelar una actividad porque están eliminando rutas de la AMA.

He bregado con todo esto y he permanecido en calma. Quiero “ser positiva”, “me enrollo las mangas”, “me quedo en Puerto Rico” y con todos los discursos patriotas que a veces son un lujo, porque la crisis no se ve igual para todo el mundo, hay gente pasándola mucho, pero mucho peor que yo.

Pero mana, hoy vino el tipo del lado del CESCO que promociona los servicios de “FOTO, SELLO, MEDICO, ABOGADO” y ahora también “PARKING”, a preguntarme si vengo a renovar licencia por vez número 100. Ese cabrón lleva viéndome la cara por lo menos un año, todas las semanas y todavía no me reconoce y me sigue preguntando lo mismo.

“¡NO PUÑETA! ¡QUE NO VENGO A RENOVAR LICENCIA!”

Por el derecho a cansarme…

Taller Bodymapping

Estándar

Desde abril 2015, la Comunidad Internacional de Mujeres viviendo con VIH (ICW por sus siglas en inglés), que lleva más de 20 años y es la única red global por y para mujeres viviendo con VIH, se une en colaboración con la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos (WGNRR por sus siglas en inglés) la cual tiene más de 30 años de experiencia.

El propósito, crear la campaña “MORE THAN OUR STATUS #DoYouSeeHIV”, a través la cual se enlaza los Derechos Reproductivos con el VIH/Sida. Esta campaña va dirigida a mujeres jóvenes, y es por esto que en algunas ciudades del mundo se estarán llevando a cabo pequeñas iniciativas que promuevan conversaciones sobre la Salud y Derechos Sexuales y Reproductivos, entre las mujeres jóvenes viviendo con VIH. El resultado de estas conversaciones será parte de la campaña global, como muestra de buenas prácticas a ser reproducidas.

Puerto Rico tuvo la oportunidad de ser una de las ciudades escogidas para realizar su pequeña iniciativa, en la cual se realizara un Taller de “Bodymapping”, técnica que incluye la exploración del cuerpo, el auto-conceptos y el arte, en este caso, pintura. Esta actividad tendrá un cupo de solo 10 mujeres jóvenes (menores de 30 años) viviendo con VIH, y será realizada el Sábado 15 Agosto de 2015, de 9:00am a 3:00pm en el Parque Luis Muñoz Rivera, San Juan. Si tú o alguna mujer que conoces tiene estas características comunícate con L’Orangelis Thomas Negrón al 787-213-2114 o escribe a lorangelis@gmail.com. El taller es completamente gratis e incluye materiales y almuerzo. Existe la posibilidad de brindar transportación.

BODYMAPPING 01

Vasos con Agua

Estándar

Vasos con Agua es un proyecto corto y personal, creado después de haber detenido mi terapia ARV por casi un año. Al decidir iniciar nuevamente la terapia, decidí que grabaría audios sobre mis primeros 30 días de ARV, documentando mis efectos secundarios, para mantenerme motivada a tomármelos.

En contenido es extenso, sin embargo, es el compartir más honesto y real que  ha surgido de mí y poco a poco, se convirtió en un diario y vi el potencial que puede tener el compartir esta experiencia. Haciendo alusión a la gran sequía que sufre el país, y la crisis económica, que en ocasiones no nos permite tener una buena alimentación, y hasta algo básico, como lo es tener con que tomarse el medicamento, surge “Vasos con Agua”:

“De solo pensar que es para el resto de mi vida, me hace querer tirarlos por el toilette. Para toda la vida es mucho tiempo, y se hace pesado cuando te señalan si no eres adherente, si no estás indetectable, si no usas condón, si no divulgas tu estatus antes de tener sexo, si no asumes mayor responsabilidad durante el sexo, si tu azúcar o colesterol sale alto, si no vas con frecuencia a tus citas, si quieres tener hijos/as, si no quieres reproducirte, si no te educas, si no sabes cómo educarte, si no sabes todo sobre el VIH, si no preguntas, si cuestionas, si tienes más información que tu médico, si no conoces tus derechos, si ejerces tus derechos, si te quejas de tus efectos secundarios, si pides, si no agradeces, si te deprimes, si aspiras a un futuro, si estas, si te desapareces, si decides no tomar medicamentos, si respiras muy profundo…”

Para ver la iniciativa accede a: vasosconagua.com

Dos de Acero y Voluntad

Estándar

¿Cómo tú vives con VIH? Yo no sé, dicen que uno se adapta pero todavía yo no sé.” Así comenzó una larga conversación con esta mujer joven viviendo con VIH desde hace 24 años, que es exactamente su edad. En muchas ocasiones hemos hablado, pero nunca habíamos tenido una conversación y agradezco no tan solo su disposición, si no su apertura para responder preguntas, incomodas, nostálgicas y que nadie nunca le había hecho.

Su nombre no importa, pueden llamarle Minerva diosa de la sabiduría y guerra, Nirvana como la liberación en el budismo, Pachamama la madre tierra o Yemayá quien manda en el océano. Lleva la mitad de su vida viviendo con VIH de manera consiente, o sea, a la edad de 12 su madre y su doctora planificaron para darle la noticia. Noticia más o menos publica, pues su hermano, mayor que ella, lo divulgo entre sus amigos de escuela sin ella aun saberlo. En esta isla el chisme corre más rápido que la electricidad e internet, por lo tanto, intencional o no, muchas personas en la escuela se enteraron, teniendo como resultado, discriminación y estigma, conocido como “Bully”, palabra que no me parece suficiente para describir una vivencia como esta.

Al enterarse pensó que era lo peor, que no podría tener hijos o hijas. Tuvo su etapa de rebeldía, como la mayoría de nosotros y nosotras. Las malas crianzas y el llegar al punto de no importarle nada, nunca la hicieron pensar que “si yo lo tengo, todo el mundo debe tenerlo”, pero si generó una dinámica con su madre en la cual el pensamiento principal fue, “no me pidas honestidad cuando tú me mentiste a mí”. Y es que cuando se crece con VIH, usualmente toda tu familia lo sabe primero y tú eres la última en enterarte, y se siente una engañada porque “pensaba que eran vitaminas” sus medicamentos.

El VIH vive en nosotros y nosotras, “yo te tengo pero yo soy dueña de ti, y NO tú de mí”. La comparación más cercana es como “un compañero que se levanta y acuesta contigo, pelean pero siempre están juntos”. Por lo tanto el tener apoyo familiar puede ser crucial cuando se es adolescente, más aun cuando se vive con VIH. En la manera en la que tu familia se relaciona con el VIH, en gran parte, es la manera en la que se relacionan contigo, y así es como una puede pensar que el resto de las personas se relacionarán con nosotras y nosotros. Ese es uno de los lugares de los cuales puede salir la percepción, preocupación y en ocasiones miedo al estigma y discrimen, percepción que no es igual para todo el mundo.

Su madre vive con VIH, su padre no. “¿Tú te crees que si yo hubiese sabido que estaba enferma te hubiese tenido?”, son algunas de las cosas que su madre le decía, mientras le daba de codo durante toda su vida. “Siempre me trato así”, dice sintiéndose además “como el patito feo de la familia”. Ella nunca hiso nada por evitar el bully en su escuela. “Tal vez es el miedo o la culpa”, tratando de explicar el comportamiento de su madre para con ella. Personalmente no soy madre asique desconozco si existe razón alguna, aun estando en este contexto, para este trato y comportamiento. Por tal razón, me abstengo de juicio alguno.

Su familia puso el grito en cielo cuando tuvo su primera relación sexual y otro adicional cuando se enteraron de su embarazo. “Tú lo que vienes a traer al mundo son niños enfermos” y un “tu debes buscarte un novio que también tenga la condición”, fueron los comentarios de una prima. No me extraña que su familia piense que es egoísta al haber quedado embarazada, ya que no es la primera joven que ha crecido con VIH de quien he escuchado este tipo de comentario por parte de su familia. Su madre le dijo que no debia tenerlo porque no estaba capacitada, incluso, le sugirió comprar medicamentos para un aborto casero. “El bebe no tiene culpa de mis errores”, y bajo este pensamiento, hace 6 años tuvo a su primera hermosa hija y hace 9 meses a un niño, ambos sin VIH.

Actualmente, lleva 5 meses con su pareja y me cuenta que el proceso con él fue distinto a los demás; primero tuvieron sexo y después se lo dijo. “Como tu estas enferma, tú quieres infectar a los demás”, ese fue su reclamo. Si en algo coincido con ella es que, si es conoces a una persona para solo tener sexo, podemos obviar el proceso de divulgación, y con el uso del condón es suficiente. Para algunas personas pudiese sonar egoísta, pero en mi opinión, el tener VIH no me da mayor responsabilidad al momento de protegerme. Por otro lado, cuando hablamos de una relación estable, ambas opinamos que deberíamos decirlo.

“Las personas piensan todavía que la gente con VIH son solo drogadictos y prostitutas”, refiriéndose a las personas que usan drogas  y hacen trabajo sexual.  “Él no hablaba en un principio se fue en un trance, sus padres también vivían con VIH y fallecieron”. Ella le comparte la información que su doctor le brinda, “es más fácil que un hombre infecte a una mujer, que una mujer infecte a un hombre”. La disyuntiva es que de una relación de “solo una noche”, no sabemos si pudiera rendir frutos o no, que fue el caso de ella y su pareja quien, muy afortunadamente, ha ido cambiando el pensamiento por uno menos estigmatizante y negativo.

“¿Cómo evaluarías tu auto-cuidado?” le pregunto. “Irresponsable, no me cuido bien, vengo cuando me siento mal”, contesto. “Como es que tú le tienes miedo a la muerte y no te cuidas”, pregunta que le hacen, la cual encuentro muy juiciosa. No se queja del lugar donde recibe servicios médicos, por el contrario, dice que la tratan muy bien, que le “hablan claro; al pan, pan y al vino, vino”, y no identifica ninguna barrera para asesar servicios, ya que cuenta hasta con transportación.

“Nunca pensé en el VIH hasta ahora”, siempre estuvo bien y actualmente se siente bien. “Ahora que he estado al borde de la muerte es que creo consciencia de que debo cuidarme, por mis hijos”. Me cuenta de los medicamentos que tomaba durante su adolescencia y los trucos para tomarlos. “Teníamos que tomarnos una cucharada de jarabe de chocolate para disfrazar el sabor”, dice de la versión liquida del lopinavir con ritonavir, para tomarse dos veces a día. Igual de mala era tomar la tableta que se disolvía en agua que contenía lamivudina y zidovudina, y me consta ya que era uno de los últimos medicamentos que mi madre tomó.

Hoy día toma dolutegravir, ritonavir, tenofovir, abacavir y lamivudina (me resisto a mencionar nombres farmacéuticos), y a pesar de tener acceso a ellos, confiesa tener resistencia a todos los medicamentos para VIH, incluso para los que está tomando actualmente. Hace varias semanas al llegar sus laboratorios, dicen que tiene 2 de CD4. Para quienes no conocen acerca de los CD4, lo saludable es entre 1’500 – 500, regular seria entre 500 – 200 y de 200 a 0, viene siendo etapa Sida en la cual se está completamente vulnerable a cualquier infección oportunista.

El escucharla decir que tiene solo 2 CD4, me sorprendió de manera tal, que hoy por hoy, aun no logro caer en tiempo. Me sentí cual periodista amarillista, pero no pude evitar preguntarle “¿Por cuánto tiempo más tú crees que puedes vivir con VIH?”. La pausa fue larga. Científicamente no mucho, mi cuadro clínico no está bueno, tal vea 6 meses, pero espiritualmente muchos años, no me pongo eso en la mente”. “¿Qué te mantiene de pie?” le pregunto. No puedo permitirme que el ay me siento mal, ni los dolores del cuerpo, si no, le doy cabía al caer en cama y todavía no es mi momento”. Sus hijos, su fuerza de voluntad. “Si no tienes motivos por que seguir viviendo, tu permites caer a ti”.

“¿Qué es lo más difícil de vivir con VIH?”. “El estilo de vida, cosas que quisiera hacer y tener una relación o comunicación normal”. “¿Qué es ser normal?”, siempre me encanta escuchar lo que las personas definen como normal. “Que no haya una condición de salud, que tu pareja te vea tomando tus medicamentos, tomar medicamentos, el jangueo, mantener una vida sana y tener que cuidarnos el doble”. A medida la conversación avanzaba pasamos a preguntas concretas, que de momento a mí me hubiese gustado que en mis entrevistas me hicieran.

En nuestras ciudades, pueblos, regiones, continentes y en el mundo, estas son las historias que pasan por desapercibidas, aquellas para las cuales hay pocos oídos. Por estas, por las nuestras, por las que ya no están, por las que vendrán y por las cuales no llegaran, es que se trabaja. Trabajo de hormiga o a gran escala, remunerado o voluntario, en militancia o en anonimato, por una vida digna.

¿Quién fueras si no tuvieses VIH? Estuviese como las cabras locas, acostándome con todos, porque me gusta mucho el sexo. No tuviese la mente abierta.

¿Qué has aprendido en la experiencia de vivir con VIH? La condición me ha hecho aprender a tener mejor cuidado de salud. Que el VIH no es lo único que existe y no estar algarete.

¿Qué es el futuro para ti? ¿Cómo lo ves? Es un logro. Me veo con un negocio de comida criolla o internacional.

Si pudieras hablarle al VIH ¿Qué le dirías? ¡Vete de mi cuerpo! Vete al carajo, déjame en paz.

¿De qué te arrepientes? De nada, nada que haya hecho diferente.

¿Qué quieres para tus hijos? Bienestar, que no sufran.

¿En qué crees? Creo en Dios. No creo en fantasías, creo en realidades.

¿Cuáles son tus metas? Me faltan dos (2), un carro y un trabajo. Ya tengo mis hijos y casa estable. Dentro de lo que cabe, ser feliz.

¿Cuáles son tus sueños? Ver a mi hijo crecer.

Si pudieses hablarle a la vida, ¿Que le pedirías? Unión familiar, paz en el hogar.

¿Qué agradeces? La vida. El despertarme cada día y ver a mi hijo sonreír.

VSJ

Historias de Activismo y Justicia Reproductiva y Sexual

Estándar

La pasada noche del lunes 16 de marzo 2015, y en el marco de la 59a Comisión de la ONU sobre la Condición de la Mujer, en el Auditorio Rose del Cooper Union en Nueva York, se llevó a cabo el panel de “Historias de Activismo y Justicia Reproductiva y Sexual”. Este evento moderado por Jessica Whitbread (ICW, Canada), fue co-presentado por ICW (International Community of Women living with HIV) & GATE (Global Action for Trans Equality).

En esta sesión, se unieron activistas en un diálogo interactivo con mujeres marginadas y hombres transgéneros cuyos derechos reproductivos han sido violados a través de la negación de los servicios, la mortalidad materna, y la esterilización forzada, tanto de los Estados Unidos, como de afuera, a pesar de que, los EE.UU. tiene una compleja historia de la práctica de la eugenesia y perpetuación de injusticias reproductivas también.

Los y las panelistas fueron Justus Eisfeld; Director Ejecutivo de GATE, Nueva York. Marama Pala; Presidenta del Grupo de Trabajo Global de Indígena, Nueva Zelanda. Karen Stamm, co-foundadora de CESA (por sus siglas en ingles Comité para terminar con el Abuso de la Esterilización), Nueva York. Teresia Njoki Otieno; ICW, Kenya.

Los cuerpos de las personas de las comunidades y poblaciones marginadas, se han controlado más notablemente a través del acceso a la salud y los derechos sexuales y reproductivos. Con el patriarcado como el marco dominante, la justicia reproductiva se convierte en un punto desde el cual, quienes tienen el privilegio, controlan la sexualidad y los derechos reproductivos de los vientres de mujeres y hombres transgéneros.

Dentro de la conversación, se contaron relatos sobre la mortalidad materna en las comunidades indígenas y como a veces al prolongar la cultura trae consigo normas conservadoras y barreras que pudiesen brindar mejor salud materna. De igual manera, se trajo a la mesa, las situaciones de discrimen e injusticia que muchos hombres transgéneros viven al momento de accesar a servicios de salud sexual y hasta la esterilización, porque aún se parte de la idea que la procreación, es exclusiva para la mujer.

Por otro lado, se habló sobre la esterilización forzada, tanto en mujeres viviendo con VIH, mujeres viviendo situación de calle y la esterilización masiva que se realizó en Puerto Rico en la década del 30 y 60, cuyos resultados fueron que para 1968, el 35% de las mujeres entre 20 a 29 años, que alguna vez estuvieron casadas fueron esterilizadas. Como, en las salas de operaciones, las mujeres que viven con VIH, estando indefensas, son esterilizadas sin su consentimiento o son manipuladas para que accedan y en ocasiones, buscan la autorización del familiar más cercano para que dé el permiso.

Tener acceso a los condones, métodos de control de natalidad y abortos seguros y legales, médicos sin prejuicios y de apoyo, y a la opción de tener hijos o amamantar sin potencial de persecución, lamentablemente, no es universal. Sin embargo, definitivamente es un tema del cual se deben continuar las conversaciones, e impulsar a que se realicen mayores investigaciones a diferentes niveles hasta lograr que lo esencial y el mensaje de estas historias se traduzcan a políticas públicas y que las mismas, no sean repetidas.

CSW59: Young Women – Mujeres Jóvenes

Estándar

Desde la  Comisión 59ª sobre la Condición de la Mujer, las mujeres jóvenes feministas nos hemos unido para crear esta declaración sobre nuestra posición colectiva en referencia a la exclusión de la sociedad civil de todo el proceso. Adjunto encontraran las dos versiones, español e inglés. Únete hoy jueves 19 de marzo en twitter usando el hashtag: #WhatYouthWant. También puedes usar #CSW59 y #CSWfeminist.

 

From the 59th Commission on the Status of Women, young women feminists we have come together to create this statement about our collective position in reference to the exclusion of civil society throughout the process. Attached is the two versions, Spanish and English. Join Thursday March 19 in twitter using the hashtag: #WhatYouthWant. You can also use # CSW59 and #CSWfeminist.

Statement here: young-feminists-statement-csw59

Declaración aquí: Declaración de Jóvenes Feministas CSW59

DSCN0334

Thinking about 90 90 90…

Estándar

90 90  90 is an ambitious strategy to “End” Aids by UNAIDS. The Fast Track consist in:

By 2020 (in 5 years):

  • 90% of all people living with HIV will know their HIV status.
  • 90% of all people with diagnosed HIV infection will receive sustained antiretroviral therapy.
  • 90% of all people receiving antiretroviral therapy will have viral suppression.
  • In addition, no more than 500,000 new infections among adults.
  • Finally, zero discrimination is expected.

By 2030:

  • 95% of people with HIV are aware of their HIV status.
  • 95% of them will be in HIV treatment.
  • 95% of people exposed to the treatment of HIV show viral suppression.
  • In addition, no more than 200,000 new infections among adults.
  • Again, zero discrimination is expected.

Can we really achieve the 90-90-90 in the first place? First of all, this goal is mostly about treatment, and how we can be avoid infecting others. If you want to deal with the HIV, you need to deal with us first. It’s should be human rights based, and also, have the prevention targeted. There’s actually a couple of things we should keep in mind while talking about how realistic and prepared our governments are.

On the first “90” we must recognize that in many countries if you are not more than 18 you can’t have an HIV test without your parental consent, and in some countries even with your parent’s consent you just can’t. Also, we prioritize the “Key Populations” on this, however we see that in a lot of Eastern Africans countries the higher rate is on young women, so we may want to shift and redefine which the key populations are.

On the second “90”, I don’t really have much, just the concern about having second and third line medications available, and regarding the evidence based information, leave the option to the person about when they want to start treatment.

On the last “90”, well we know that many countries don’t have the viral load testing, so I’m not sure how we will measure this. Also, it’s quite important to have the conversation on not taking medication, because there are people that don’t want to be on treatment yet or are having a treatment vacations. And even when it would be better if this doesn’t happen, it does, we need to face it, respect it, and stop judging it.

Now, about “no more than 500,000 new infections among adults”, I really hope that young people are included here, because the incidence among this population is getting higher. And on “Zero discrimination”, what does zero discrimination means? And how do we measure it? It’s not only about having zero discrimination on the society, but in a more politic and systematic way. Maybe, and just maybe, we can achieve the “Zero Discrimination” by eliminating the HIV criminalization, along as the homosexuality, sex work and drug use criminalization. We need to end forced and coerced sterilization on women living with HIV. HIV testing for adolescents without their parental consent and the access to health care for migrant people.

Isn’t only about how many pills we deliver, is about engaging people with holistic, supportive and comprehensive health programs. It’s about having the UN system taking stronger positions with the countries, and being inclusive not only with civil society but also  with other territories like Puerto Rico, American Samoa, Virgin Island where there’s any data yet on UNAIDS. It’s about the intersection of our agendas with others, like climate change, technology and peace and reconciliation.

Remember, we are humans, we yes we don’t want to infect anyone else (must of us), but we want to live a dignified life, be more than numbers, and be treated because our life matters.

Bring us to the table!

RSCN0270