ESTE NO ES UN POST ESPERANZADOR

Nos enseñan a buscar fuerzas en lo exterior. Que NO somos seres totales. Que somos la mitad de algo o alguien, y que toda la vida hay que buscar ese algo. Nos enseñan a idealizar el futuro, a amar lo que puede ser y no lo que es ahora. Que las emociones son eternas. A experimentar el tiempo erróneamente. Nos enseñan a que NO somos, sino que tenemos que hacer, para tener y luego ser. Nos enseñan a evitar el dolor a toda costa. A construir murallas y escondernos detrás de ellas hasta que aguanten. A la limpieza, a lo positivo sin su dualidad. A buscar la libertad, en la esclavitud. NO nos enseñan a aceptar la muerte como una obligación del estar vivo.

En mi vivencia muy personal, no existe mayor expresión del poder, que el que se ejerce sobre la vida misma, aunque tan solo sea una simple noción. Si bien hay que tener coraje para atreverse a vivir, hay que tener una determinación muy cabrona para intentar o lograr terminar con ella. A veces cansa estar cansada, a veces cansa tener esperanza e intentarlo tanto. A veces has cavado tan abajo, que cuando te das cuenta cuan profundo haz caído, lo único que recuerdas como hacer es seguir cavando. Es como aquel corte que nunca se curó, porque cínicamente la continuas rascando, y es que muy en el fondo, has encontrado el placer y comodidad en el dolor.

Así como aquellos elefantes nacidos en cautiverio para el circo, que crecen con una cadena en su pierna amarrada a un poste. Poste del cual, si se alejan, sienten dolor. Ya en su adultez, y con la fuerza suficiente para tumbar la carpa del circo completa, aun sin la cadena, se mantienen cerca del poste, porque piensan que si se alejan, sentirán dolor.

Cuando te sientes sola en medio de la multitud. Cuando estás sola pero acompañada de una multitud de emociones que parecen tener estadía permanente en tu piel. Duermes y lo escuchas, y lo escuchas despierta también. Es el sonido del vacío que causa un horror catalítico que hace latir tu corazón más rápido, y tan solo quieres que pare. Que pare de latir, parar de sentir o sentir nuevamente. Cuando tus ojos ya casi no generan más lágrimas. Cuando te sientes inerte en el tiempo y que ese mismo tiempo se te escapa entre los dedos como si fuese agua. Cuando te convences a ti misma, más allá de que no encuentras la salida, sino que no existe salida alguna. Abandonas toda esperanza, todo sentimiento, toda consideración. Abandonas todo cuerpo, toda posibilidad, todo pasado y futuro, toda pasión y todo amor.

Es en ese momento en el que sientes que tu existencia sobra. Que es dolorosa, que robas aire y energía. Es en ese momento que quieres arrancarte la piel, sentir lo más extremo para después del último suspiro, dormir hasta que el mundo sea un lugar menos sucio. Ahí se comienza el fantaseo, las ideas, las alternativas. Sientes que es lo más humano que puedes hacer por ti misma. No siempre la soga parte por lo más fino. A veces la cortamos por lo más grueso, de repente y para siempre.

Así me sentí yo hace más de ocho años atrás. Yo tengo el privilegio y orgullo de decir “FALLÉ”. Y no ha existido mayor fracaso que me haya dado tanta vida. No estaba deprimida, estaba cansada, tenía miedo. Miedo del cómo sería mi vida, después de haber cumplido con una expectativa de vida obsoleta. Miedo al como moriría, al como viviría, pero sobre todo al dolor. Era cobarde, por eso en el momento que decidí no estar más, escogí un método sin dolor. Método el cual, para bien o para mal, pero sobre todo para bien, no funciono.

Le hago el amor al tiempo. Estoy aquí, estoy viva. Soy admitida en la vida y reconozco mi mortalidad. Sé que no tengo paracaídas, pero en lo que llego al piso y me espachurro, disfruto la vista.

HABLEMOS DEL SUICIDIO & EL VIH.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s