Guía Personal y Activista

Quiero compartir estos siete (7) puntos que he venido aprendiendo y desarrollando que me han apoyado a mejorar como ser humano y por ende, como activista.

  1. NO TOMAR NADA PERSONAL: No ha sido un ejercicio fácil, toma tiempo y energía, pero definitivamente trae mucha salud mental. Es pararse desde la compasión y comprender desde donde esta parada la otra persona. Todos y todas llevamos diferentes procesos, de diferentes manera y estamos en diferentes etapas, esto no se trata de quien es superior a quien, si no de aceptar la crítica y/o comentarios como información, mirar hacia adentro y ver que de cierto tiene, luego desechar lo que sea innecesario. Es también ver que posiblemente lo que esa otra persona piense o diga de ti, en realidad no tiene nada que ver contigo y estar en paz con eso. Sabemos que lo personal es político, que hay que aprender a diferenciar entre lo que sí se puede politizar y lo que no.
  1. HUMILDAD: Siempre recordar de dónde vengo y como llegue ahí, más allá del lugar o país, mis vivencias y las experiencias que me movilizaron a realizar el trabajo hecho. Es reconocer mis fortalezas y mis debilidades y fallas, sobre todo las fallas. Poder reconocer mis errores, aprender de ellos y estar en la disposición para enmendarlos. Reconocer todo lo que nos falta por aprender, que hay cosas que debemos desaprender y que de todo y todos se aprende algo. Aceptar que somos seres mortales, erráticos, pasionales y que una de las pocas cosas que son eternas es el cambio. Como dicen, “la verdad convence, no grita”, y a esto le agregaría, no se burla ni humilla.
  1. COMPASION: Que el ego, el orgullo y la quemazón nunca eviten que yo pueda verme a mí misma en otras personas. Cuando te comprendo, comienzo a valorarte, pero sin escucharte no puedo comprenderte. Comprender sin excusar. Aprender a escuchar generosamente es un arte, es reconocer a tu compañero o compañera, validar aunque no se esté de acuerdo con esa persona, y movilizarte por un bien mayor. Hay una filosofía africana llamada Ubuntu, que dice “yo soy porque todos somos”, o sea si mi vecino no está bien, yo tampoco estaré bien. Para mi va más allá de la empatía, para acompaña, perdona y sabe que dejar pasar. Desde el ego y la crítica sin proposiciones no se construye.
  1. COMODIDAD EN LA INCOMODIDAD: Sentirme o buscar la comodidad dentro de situaciones incomodas, no es fácil de manejar, sobre todo cuando he tenido que trabajar en equipo y tomando en consideración que trato de ser bastante democrática, he tenido que aprender a que debo ceder aunque prefiera no hacerlo, y me falta más aprendizaje. Aceptar y abrazar la vulnerabilidad como una fortaleza y no como una debilidad. Lanzarme aun con miedo confiando en el proceso. No sentirme avergonzada por mis experiencias, mis sentimientos, por el hecho de que no lo sé todo, que me falta camino por recorrer y las cosas que me causan placer o alegría. Ser autentica sin excusas ni tratar de lucir bien ante otras personas. Todo esto es parte de salir de mi zona cómoda, es ahí donde una crece y se estira como ser humano.
  1. NO ASUMIR: A veces damos por sentadas muchas cosas, como que esta dado o simplemente no hay posibilidad de que sea de otra manera. Esperamos muchas cosas de las personas, sin tan siquiera preguntar, dar oportunidad de decidir o agradecer, luego nos quejamos cuando cosas ocurren y rara vez miramos que pudimos haber hecho para que fuese diferente. Aprender a cambiar la narrativa cuando las circunstancias lo ameriten. También he aprendido a no tener expectativas, y no para que me “sorprendan”, sino por la oportunidad de aprender, desaprender y creer en la infinita posibilidad, que puede ir desde el que no pase nada como hasta que algo maravilloso suceda.
  1. NADA ES ABSOLUTO: No hay verdad absoluta, solo versiones de la verdad y todas son válidas y valiosas. No creo que haya una sola manera de hacer activismo, por eso creo en los activismos, así como en las juventudes y los feminismos. También creo que difícilmente pudiésemos estar libres de toda opresión, hay opresión dentro y fuera de los movimientos, construcciones y sistemas. No se está en todo el tiempo, en todos los espacios, con todas las personas, en todos los momentos de la vida. Nada es para siempre, comenzando con nosotras y nosotros mismos. Por tal razón, abrirme a la aventura, no cerrarme a la posibilidad, no tener certezas y reconocer que nada ni nadie es imprescindible es una buena manera de ver el mundo para mí.
  1. RECORDAR: Recordar siempre porque hago lo que hago. Pensar en lo que yo deseo como ser humano, independientemente la causa. Recordar que la palabra es valiosa y no se debe romper más sí, ser impecable con ella. Recordar a quienes ya no están y a quienes no pueden estar. Recordar pensar antes de hablar y a reflexionar sobre el propósito y utilidad sobre lo que se va a decir. Recordar quien realmente es el adversario y no quien está a mi lado trabajando conmigo. Recordar el sentido, la esperanza, la pasión. Al final del día, recordar porque hacemos lo que hacemos; amor, dignidad y libertad. Recordarse de la vida, recordar reír y vivir.

CONTINUARA…

10246235_10207798169373059_3682353822021043803_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s