El Costo de las 5 Páginas de CV

Compartir tu historia ¿para crear conciencia o qué? Ya medio mundo la conoce porque ha salido en radio, televisión y prensa, y cada vez me atrevo a hablar de algo adicional, que tal vez antes no veía problemático, pero mientras más conciencia creo, mejor me doy cuenta que si no fuese por el VIH, muchas cosas no hubieran sucedido. De momento el contar mi historia me parece aburrido, pues ya llevo mucho tiempo haciéndolo, y si no es con un propósito real, prefiero no hacerlo. Ya el crear consciencia no me basta, ahora quiero generar un cambio visible en las políticas públicas o maneras en las que se hacen las cosas. En resumen, a través de lo personal sacar lo político.

En ocasiones, o mejor, cada vez aprendo como las agencias, prensa y organismos, utilizan nuestras historias para vender o convencer de que en efecto X o Y propuesta son necesarias. Algo así como para validar iniciativas, declaraciones, propuestas o espacios. Es casi un juego sucio al que jugamos sin darnos cuenta. Les hacemos la pantalla y preparamos el terreno para que lo que hablen después tenga mayor validez o estén tan conmovidos que no se puedan negar. Es como si fuéramos un chaleco antibalas, o un cura escuchando bazofia sin poderle decir a alguien. Se apoderan de nuestras historias e ideas para transformarlas en asuntos que lo menos que tiene es participación juvenil. Es aquí cuando mas reflejado se ve el tipo o nivel de participación que los y las jóvenes tenemos en estos espacios.

Usualmente se nos presenta una iniciativa que claro, pensando en que queremos hacer del mundo un lugar mejor, aprobamos o le damos el visto bueno. Y no tan solo porque creemos en la buena voluntad, suele suceder que no entendamos los términos, referencias o tecnicismos del lenguaje que utilizan, y por no vernos mal decimos si, o dejamos de participar. Ahora ¿Cuánto de eso es creado por y con jóvenes? Después de aprobarlo; ¿cuan involucrados/as nos mantenemos con esto? Y no tan solo pensando en el nivel de compromiso que tengamos los y las jóvenes, si no en ¿Cuánta participación nos permiten tener realmente? Y después ¿Dónde queda la rendición de cuentas? Siento que nos ven como aliados pero no como colaboradores, mucho menos iguales. ¿Qué sucede con ese/a joven cuando regresa a su país?

Por ejemplo en mi caso; previo al viaje, a veces debo trabajar horas extras, más el tiempo que tengo que dedicarle a mi preparación para el evento. En otras ocasiones pierdo las horas de trabajo, lo cual termina por atrasarme aun más de lo que usualmente me atraso en mis pagos de renta agua y/o electricidad. Ya en una ocasión estuve sin electricidad una semana por la misma situación, y aquí ninguna red, organización o agencia de la ONU, me la paga. Al contrario, después de llegar de un viaje larguísimo tuve que hacer de tripas corazones para después darme cuenta que no tan solo tuve que gastar el poco dinero que tenia por allá, pero que iba a cobrar menos, ya que había escogido aprovechar esa oportunidad. Así que como dije en Australia, somos muy buenos y buenas haciendo activismo, dando cara, consultando, etc. Pero el activismo cuesta, a veces dinero, energía y salud, mucho más cuando NO se invierte en el desarrollo de nuestras capacidades. Las iniciativas continúan diciendo que se debe hacer y como, pero el financiamiento se va por otro lado, por el caño.

Muchas veces no tienes la manera de aplicar ese conocimiento en tu país, porque no sabes como o no tienes tiempo. Es posible que en tu trabajo tampoco tengas esa oportunidad, por que ahora hay que hacer más con menos, y un poquito más pero nada muy diferente. Además no se si haber creado conciencia sobre la distinción entre lo que puede ser “para”, “con”, “dirigido a”, “de”, “especializado en”, “especifico para”… jóvenes, me trae muchos cuestionamiento sobre si realmente se tiene la capacidad o voluntad para hacer cosas diferentes o innovadoras. Así que creces por tu lado, pero por el otro te estancas y te frustras, porque pudieras estar haciendo cosas más nítidas y simplemente no hay financiamiento para la creatividad e imaginación, mucho menos para la educación informal pero igualmente importante de la sociedad civil. Y aunque puedes hacerlo sin remuneración alguna, hay que comer, porque no importa que tu CV tenga 5 páginas de experiencia, conferencias, talleres y adiestramientos, si no tienes el diploma, (al cual decidiste no dedicarle tiempo porque entiendes que hay cosas mas importantes que hacer durante tu juventud) las 5 páginas de CV son un malgasto de papel.  

image

Lo ideal para mi seria montar una organización…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s