Malaysia

Desde diciembre participo de la Plataforma de Dialogo en los derechos de las mujeres que vivimos con VIH, de la ONUSIDA. Después de varios meses trabajando vía email y llamadas telefónicas, por fin nos encontramos el 27 de mayo en Kuala Lumpur, Malasia. Fue una experiencia inolvidable, me hiso sentir que soy parte de algo más grande que yo, y que tengo un lugar importante en la lucha del VIH en el mundo. Conocí a mujeres de diferentes rincones del mundo; Egipto, Inglaterra, Kenia, Sur África, Indonesia y Malasia, además me reencontré con otras ya conocidas de Namibia y Argentina.

Esta reunión fue previa a la Conferencia “Women Delivers”, igualmente celebrada en Kuala Lumpur. El viaje fue de 7 días; 2 días montada en aviones de ida y vuelta, 2.5 días en Malasia y el resto del tiempo lo pase en aeropuertos sin poder salir de ellos. Estaba muerta del miedo pues nunca había estado más de 4 horas montada en un avión, y esta vez me toco 4 horas de Puerto Rico a New York, 12 horas de New York a Dubái y 8 horas más de Dubái a Malasia, un total de 24 horas, lo mismo de regreso.

Definitivamente el viaje valió las 24 horas, pues conocí historias de las que la gente te cuenta sin saber si es cierto o no. Aquí tuve la oportunidad de escucharlas de primera mano, de boca de las protagonistas. Por ejemplo, como es que hay países en los que las madres infectan a sus bebes con leche materna por tener que escoger que hacer con el poco dinero que tienen. Las horas que deben caminar hasta su clínica para poder recibir su terapia. Que en algunos países musulmanes, la mujer que no está casada no tiene derecho a tener plan médico, y si lo tiene, sin su esposo no puede ir a recibir servicios clínicos. Por lo tanto, si el marido esta postrado en cama, no está en el país, o simplemente no le da la gana, por cualquier razón, de ir, la mujer se queda sin recibir ese servicio. Aprendí sobre la esterilización forzada en ciertos países, cuando una mujer VIH positiva llega a sala de parto. En caso de que ella no desee firmar, otra persona cercana puede firmar, bajo la excusa de que por los químicos que le administran durante el parto no está en sus cinco sentidos. Pude ver cuán afortunada soy, y todo lo que me falta por aprender.

Kuala Lumpur es una ciudad muy interesante, no tienes que irte muy lejos para ver la diversidad cultural y de clases sociales. Así como puedes estar un hotel de lujo en una calle, desde la habitación más cara puedes ver una residencia de gente de pocos ingresos dos calles más abajo. Saliendo del barrio chino, se puede ver una mezquita, y más adelante ver el Mercado Central mayormente hindú. Para mi es el lugar donde se juntan todas las culturas asiáticas con las árabes, vi de todo; vietnamitas, coreanos y chinas. Árabes, persas, egipcios y muchas hindús que según lo que vi, eran las más pobres.

Yo, afro-caribeña, allí fui algo sumamente exótico. Como dirían acá, “arroz que carne hay”. Con el calor que hacía, yo andaba en cortos y camisillas, algo común en el caribe. Con “harta pechuga”, notable trasero, pelo rizado, alborotado, y un color diferente, cause conmoción. A tal grado que las mujeres musulmanas cubiertas desde los pies hasta el pelo, me miraban mal, las de pelo chino me tocaban los rizos como si fuese una peluca, y los hombres me miraban como a agua en el desierto. En ocasiones fue incomodo, en otras gracioso y agradable. No pude evitar sentirme mal por aquellas mujeres con sus burkas a través de las cuales solo se les veían los ojos, caminando bajo el sol, siempre atrás de sus maridos. Era como si no existieran.

En fin, fue un viaje muy enriquecedor, algo que jamás pensé que sucedería. Creo que al fin mi trabajo está rindiendo frutos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s