Español = Identidad

Violentar mi identidad, es violentar mi dignidad. La identidad para mi es lo que he construido que soy, es como un tesoro custodiado en una torre alta por dragones y todo tipo de bestias mitológicas. La identidad para mi, soy yo. Parte de ella, para mi es la cultura, ideales, preferencias, circunstancias, mi idioma y lenguaje. El lenguaje cotidiano, los refranes, esa jerga y hasta el vulgarismo, es algo tan rico que muchas y muchos evitan y menosprecian, tildándolo muchas veces de cafrerías, sin saber que esas particularidades, entre tantas otras,  son las que nos pueden diferenciar o distinguir de otros/as hispanas/os  que somos, además de vincularnos como boricuas.

Aquí en Puerto Rico el ingles nos lo han metido por ojo, nariz y boca, al nivel de que es muy común sentir que hay cosas que se escuchan mejor en ingles que en español. Tenemos doctorados en el anglicismo. Para mi es absurdo tener una conversación 60% en español y 40% en ingles, y peor aun, vergüenza que haya gente que no sepan como decir ciertas palabras en español, siendo un idioma con tantas palabras, que nos sobran palabras. Que conste, el querer rescatar el idioma no es rechazar el ingles o algún otro.

Declaro que reprobé la clase de psicología social, así que no tengo tantísimo conocimiento sobre la sociedad, mis clases en esto han sido “la calle”. Sin embargo esto del idioma yo creo que algo tiene que ver con las clases sociales. La educación que recibe la “clase baja” o la “clase trabajadora”, usualmente es en escuelas públicas, donde aun después de 12 años tomando clases de ingles, muchas/os no lo aprendemos.  Es más fácil aprender de las películas y la música, como es mi caso, que de la misma escuela. Por otro lado quienes pueden estudiar en escuelas privadas, que se asume tendrán mejor educación, porque tienen los recursos, tienen mayores probabilidades de aprenderlo. Así que es bastante común, que quienes somos de barrio seamos quienes no hablemos mucho ingles, versus quienes están mejor “acomodadas/os”. Si esto es cierto, entonces ¿cuan capaces somos de ser inclusivas/os con quienes han tenido una educación pobre para con la participación comunitaria?

Esto me recuerda a los diferentes grupos en los que he participado en temas relacionados al VIH, en el cual las discusiones se dan utilizando los procesos parlamentarios, y usualmente somos nosotras/os, la comunidad VIH, que por falta de conocimiento en estos procesos no participamos de manera activa, y solo estamos allí para avalar las decisiones que toma el Departamento de Salud y otras ONGs  que nos afectan.

He tenido la oportunidad de participar en espacios internacionales, y lamentablemente cuando se quiere llegar allí, hay que saber ingles, si no, te puedes quedar atrás. ¿Pero que estamos haciendo para romper con esto? Siento que el español ha sido objeto de opresión, y el no apoderarme de el, es como ceder una parte de mi identidad. Yo pienso que debemos sentar un precedente, visibilizar sin timidez, ya que parece ser que hablar español en asuntos o foros globales es un acto de revolución. Y si, el inglés se puede considerar práctico, pero, ¿cuándo el español dejo de serlo? Hay conversaciones que pudieran ser más profundas, por lo extenso del idioma, palabras pasionales, significativas, espirituales y conceptuales. ¿Cuan dispuestos estamos a crear conciencia?

Reivindicar el español, eso quiero. Hasta que punto lo practico puede minimizar el proceso y la conversación, y desde que punto los procesos y conversaciones comienzan a ser superficiales por lo practico del lenguaje como creador de conceptos, posibilidades y realidades. Es a través del lenguaje que se construyen nuevas visiones. Esto es parte integral de uno mismo, y puede llegar a definir la manera en la que te relacionas con algo o alguien, es ahí donde veo la clave y la importancia.

No hay que ceder a una mayoría. No me es funcional el inglés, si no es lo que me representa, y aun siendo funcional, no se debe aceptar simplemente porque es más fácil o es lo que ya esta dado. Porque entonces, donde queda el esfuerzo, dar la milla extra comenzando por las traducciones, ese sentido de pertenencia, esa pasión por defender lo tuyo, toda esta cuestión criolla del ser, el apego, cosas que ya están ahí mezcladas en las uñas y hasta debajo de la piel. Yo quisiera llegar a un nivel en el que no tenga que estar observándome constantemente al hablar, para utilizar las palabras correctas. Desvincularse o ignorarlo, lo veo como sutilmente violentar parte de esa identidad y continuar con la naturalización del problema.

Pienso que para el trabajo con las comunidades el lenguaje es vital, es como parte de los requisitos para crear ese vinculo que te puede abrir las puertas en esa comunidad, lugar o población. De otra forma seria una impostura y ningún esfuerzo tendría sentido, porque simplemente no eres identificable. No olvides de donde vienes para no violar quien eres…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s