Porque soy una mujer. Porque soy libre.

Porque soy una mujer. Porque soy libre, y si, media confusa.

Con mis altos y bajos, llevando ciertos  puntos medios a los extremos.

Estirándome, haciendo catarsis.

Disfrutándome la alegría, aceptando la tristeza.

Simplemente reconociendo mis emociones.

Porque me rio sola, y a veces bailo a escondidas.

Con un cuerpo perfecto aunque la publicidad y la TV diga lo contrario.

Gozando el ocio, dormir más de la cuenta, comer más de la cuenta.

Porque no creo en la madurez, sino en la responsabilidad y empatía.

Organizada, flexible, accesible, pero no siempre disponible.

Envolviéndome con la incertidumbre, dudosa, y arriesgada.

Misteriosa, clara, con pudor, sin tabúes.

Reservada, indiscreta. Clara, incomprensible.

Toda una contradicción.

No me puedes tocar, soy los rayos del sol, tu piel se puede quemar.

Me puedes sentir como a las nubes, suave, mas no detenerme.

Porque callo mientras observo, escucho con el corazón.

Hablo simple, directo, honesto, nada a la ligera.

Puedo ser cínica, antisocial, calculadora, sarcástica, victima y perezosa.

Perfectamente humana, frágil, fuerte como un roble, valiente.

Con muchos procesos, con pasos gigantes. Con espacio para mi, sin dejarme presionar.

Sin hijos, sin pareja. Compartiendo las flores del camino con quienes llegan a él.

De amores paradójicos, incoherentes, espirituales, de energías.

Porque soy bella y siempre fresca. Apasionada, viva, intensa.

Porque soy una mujer. Porque soy libre…

3 thoughts on “Porque soy una mujer. Porque soy libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s