De nuevo aquí…

Aquí están, frente a mí. Por enésima vez. No se rinden, “compromiso” y “voluntad”. Cuantas veces he dicho “no voy a fallar”, y aquí estoy otra vez. Frente a ellas. No sé porque será diferente esta vez. No sé que me hace pensar, que esta vez tendré la voluntad de cumplir el compromiso. No se…

No sé si cuando me de dolor de cabeza continuare. No sé cuando me de diarrea lo pensare otra vez. No sé si cuando mi humor cambie, me rendiré. No sé si cuando suba más de lo que ya he subido de peso, me mirare al espejo y diga “está bien”. No sé si el cumplir día a día, me lo mantenga presente todo el tiempo. Y no sé si pueda estar con el presente todo el tiempo.

Recuerdo que alguien una vez me pregunto “¿Por qué crees que muchos perinatales se quitan?”. Imagínate, a los 13 el primer novio. ¿Con que madurez se supone que uno le diga a esa persona? “Oye tengo VIH, tú me gustas”. ¿Cómo explicas todas las marcas en tus brazos de pinchazos? A los 16, cuando eres aceptada en un círculo de amistades, ¿Cómo explicas que hay ciertas comidas que te caen mal al estomago? Cuando por fin tienes la oportunidad de probar alcohol, esa primera vez, ¿Cómo se supone que uno haga? Como se puede ser adolecente con VIH, si no podías actuar como un adolecente. Cometer todas las faltas y errores necesarios para pasar a la próxima etapa. Bueno, yo pienso, si sobreviviste a la adolescencia con VIH, ¡puedes pasar lo que sea!

555295_591443604205462_1889567232_n

Adherencia. Esa palabra no me gusta, es muy larga y viene tan cargada, que dentro de una conversación civilizada no tendría lugar. La palabra maldita, más literal no puede ser, porque si es ad-herido a mi genética, ahí apilado debajo de mi piel, mis uñas y risos, y si es una herencia de la cual rara vez me quejo. La palabra “tratamiento”, bueno el médico trata y yo miento, pero ambos sabemos que no es gusto verlo, y no porque no me agrade.

Pero aquí estoy, una vez más frente a mis medicamentos. Mirándolas, ahí limitantes. Observándolas, ahí esperando. Revelándome, sin fundamento. Cogiéndoles odio, ellas ausentes. Gritándoles, sin obtener respuesta. Aceptándolas, hipócritamente. Pensativa, sin salida. Lista para moverme, ellas inerte. Con la mente fría, decidida, pero a ellas le da igual.

Es un mal. Es necesario…

meds

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One thought on “De nuevo aquí…

  1. No soy la más adecuada para decirte que debes tomártelas.. ya que yo no he empezado el tratamiento para mis cositas. Mi caso no es igual que el tuyo y en cierta manera puedo “permitírmelo”.

    Es duro seguro así que si decaes un poco tampoco pasa nada, no?🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s