“Generación VIH”

El pasado mes de diciembre me hicieron una entrevista para uno se los principales periódicos del país. Y debo confesar que me hubiera encantado que el enfoque hubiera sido otro, ya que siento que me han puesto en el papel de víctima del cual siempre me he querido zafar. Quienes me conocen saben que NO LO SOY, y que tampoco me gusta que me vean así pues, donde hay una víctima, hay un culpable. Además hay varios detalles que no son exactamente como están ahí expuestos. De todas maneras pienso que si esto le sirve a UNA SOLA PERSONA, valió la pena! Y como he venido diciendo, YO NO LUCHO, YO VIVO…

Acá les dejo la noticia y el link para que vean el video:

 

Desde su nacimiento, L’Orangelis Thomas está en una lucha latente contra el intruso que está en su cuerpo. Ese enemigo que recibió hace 24 años en el momento en que su madre la trajo al mundo. Pero, hasta el momento, en la obligada batalla es el otro el que lleva las de perder. Es el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Era 1991 y L’Orangelis tenía solo tres años cuando una pulmonía severa obligó a sus padres a llevarla al hospital. La enfermedad no cedía, y la pequeña estuvo a punto de fallecer. Fue entonces cuando los médicos decidieron realizarle unos análisis que revelaron que estaba infectada con el virus. En ese momento, también, su madre descubrió que estaba contagiada con la temida enfermedad que le fue transmitida por una pareja anterior.

“Fue un doble golpe… Gracias a Dios mi papá no se contagió”, relata la hoy estudiante de ciencias biomédicas con un grado menor en psicología.

La palabra “golpe” se queda corta para los cantazos que L’Orangelis y su madre, Carmen Belén Negrón, pasaron los años subsiguientes al diagnóstico, tratando de combatir una enfermedad que estaba en su punto pico y en el que el tratamiento clínico para los pacientes no era esperanzador.

Para las criaturas, las expectativas de vida eran mucho menos. Hace 20 años, antes de la llegada de tratamientos antirretrovirales, un tercio de los niños moría o desarrollaba sida entre los cinco y siete años. Actualmente, los niños contagiados de forma vertical –como se le conoce a la transmisión de madre a feto o neonato– son casi mínimos. Menos del 1% del total de casos. En ese ínfimo porciento está L’Orangelis.

“Para ese tiempo, hablar de sida era hablar de muerte y, en unos talleres que mi mamá y yo íbamos, nos estaban haciendo la idea de que íbamos a morir en cualquier momento”, recuerda quien vio morir a su madre a los 11 años de edad.

 

L’Orangelis explicó que fue dos años antes del fallecimiento de su progenitora cuando tuvo una noción clara de lo que sucedía con su organismo. Tenía nueve años y la conversación obligada se dio en un periodo en el que comenzó a cuestionar por qué tenía que tomar 16 medicamentos al día.

“Ella tenía mucha culpabilidad y creo que fue eso lo que la llevó a decírmelo. Además, estaba preocupada porque se acercaba la adolescencia y siempre le preocupó que no consiguiera amistades, que me rechazaran o que no consiguiera a alguien que me amara”, manifiesta quien tuvo su periodo de rebeldía cuando su madre murió.

“Yo no sabía el peso que tenía tener VIH, y me vine a encontrar con la realidad cuando mi mamá murió. Fue en ese momento que me di cuenta que también podía morir y me alejé del VIH por completo y dejé de tomar los medicamentos… Fue una especie de bloqueo y así estuve por ocho años”, confesó.

L’Orangelis acepta que el estigma social que se tiene sobre los pacientes VIH es uno de los factores que aleja a muchos jóvenes contagiados a callar sobre el asunto. Y es que cualquier “indiscreción” podría resultar dolorosa.

“Más que el virus, lo que nos mata es el estigma. El estigma provoca que la gente no vaya a las clínicas a tratarse por miedo a que te puedan ver y que se enteren que eres VIH”, lamenta quien precisamente trabaja como coordinadora del proyecto de voluntarios de Jornada de Amor, una organización que impacta a jóvenes con VIH a través de talleres de desarrollo personal.

En su caso, ha sido víctima del rechazo de familiares, amistades y posibles parejas amorosas que se han alejado cuando conocen que tiene el virus.

“Lo que se practica es promover la abstinencia, pero no se le dan opciones de otras alternativas para protegerse”, dijo la también fundadora del grupo de apoyo Redes, el cual está dirigido a jóvenes en su misma situación. Para información adicional sobre el grupo, puede acceder a http://www.redespuertorico.org o buscar el nombre de la organización en Facebook.

Noticia original y video:

http://www.primerahora.com/batallancontraelvihdesdelacuna-735217.html

 

6947_10200112503596218_887081399_n

One thought on ““Generación VIH”

  1. No se sí te describen en la posición que vos decís… Yo no leo tan así.
    Creo que tu historia le puede servir a mucha gente, y que también debe haber sido muy difícil pasar tus últimos años…. Pero si puedo asegurarte una cosa, con todo lo que has pasado, y sin tratamiento durante tanto tiempo, sin duda tienes algo muy importante para hacer acá, y nosotros los que por rjemplo yo que te leo, seguro que tenemos mucho que aprender de ti! Bss Carla

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s