PS: Ser mujer en estos dias esta…!

Vivir con miedo. Vivir asustada. Vivir persia’. ¿Cuándo se fue la tranquilidad? ¿Cuándo desapareció la seguridad? ¿Desde cuándo estar a cuatro ojos es una necesidad al caminar? Así no me gusta vivir. Así da coraje vivir. ¿Con un arma blanca y a Dios que reparta suerte? Hay que defenderse. Ahora hay que defenderse de todo y de todos. Todo te lo quieren quitar, desde el celular hasta la dignidad. Me pregunte ¿Por qué a mí? Y me respondí ¿Por qué no? ¿Quién soy para estar exenta a la realidad de la sociedad?

El sábado fui semi asaltada. Y digo “semi” porque nunca vi el arma que me dijo con el cual me daría un tiro si corría o gritaba. ¡No iba a esperar a verla para correr por mi vida! El primer error, fue salir de mi casa a las 8:30pm a caminar por esa avenida, la Gándara. No imaginaba que fuera a pasar algo así. Pero miento, para mi esto fue como “Crónicas de una Muerte Anunciada”. La semana pasada una amiga me conto como con todo y su hija cerca la “encañonaron” solo para quitarle el teléfono a las 5 de la tarde. Luego, durante el almuerzo en el trabajo, el tema trato sobre experiencias de asaltos, personales y de amistades. La noche anterior, me dio un sentimiento raro, e hice de mi ropa interior mi bolsillo. No se porque esa noche no hice lo mismo. Inclusive, me pondría falda y pensé, “a esta hora será mejor ponerme un pantalón por si alguien quiere hacerme daño”. Tenía toda esa información y aun así, no la escuche.

Cuando salí de mi casa, pensé de momento llevar la botella de vino en la mano, por si acaso. ¡Tampoco lo hice! Mi segundo error fue que, al darme cuenta que había algo raro con este tipo que viene caminando de frente a mí, al yo cruzar el cruza también, y va caminando detrás de mí, de regreso a donde vino, no me quede parada por más tiempo en la caseta de seguridad por la cual pase. Era como si me tuviera que pasar, porque tenía toda la sensación ahí y la ignore por completo.

Sin embargo, una vez salgo y cruzo nuevamente, el tipo vuelve y cruza y ahí es donde aseguro que es conmigo la cosa, en ese momento de estrés, lo maneje muy bien, para ser novata en esto de los asaltos. Cuando me dice “metete pa’ allá”, pensé “!este me quiere violar!”. Meterme pa’ allá fue lo menos que hice, y si, me tome el riesgo, volver a la caseta de seguridad por la que había pasado. Sabía que tenía que correr como una lunática por mi vida, y lo peor, pasarle por el lado, porque si corría hacia delante, para donde iba, lo que había era más oscuridad. “No grites, ni corras porque te voy a dar un tiro cabrona”, que queeee??? Eso fue exactamente lo que hice, salí corriendo, a las millas del chaflán, ni el celaje me vio. La última vez que corrí así fue en sexto grado en la carrera del pavo. Una vez lo esquive, grite. Y tengo que confesarlo, sentí un frio infernal en mi espalda y estaba esperando a que algo entrara por mi espalda. Pensé, si muero ahora, nada valdrá la pena. Ni por un segundo mire atrás y no estaba segura de lo que estaba haciendo el tipo. No sé si saco el arma, si me corrió o que. Solo sé que yo tire mi cartera con todo lo que había adentro. No sabía que quería, si robarme, violarme, no lo sé y nunca lo sabré.

Después de toda la odisea, la querella con la policía, no tenía nada conmigo, ni dinero, ni las llaves de mi apartamento, ni teléfono, ni ipod, nada. Solo mis piernas para caminar, y la casa de una amiga cerca, la cual dio asilo, una cama, comida, un teléfono para llamar a mi padre, y un muy buen fin de semana a pesar de todo!

“Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo. Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo.

Quien no tiene miedo al hambre, tiene miedo a la comida.

Los automovilistas tienen miedo de caminar y los peatones tienen miedo de ser atropellados.

La democracia tiene miedo de recordar y el lenguaje tiene miedo de decir.

Los civiles tienen miedo a los militares, y los militares tienen miedo a la falta de armas y las armas tienen miedo a la falta de guerras.

Es el tiempo del miedo.

Miedo de la mujer a la violencia del hombre y miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Miedo a los ladrones, miedo a la policía

Miedo a la puerta sin cerradura, al tiempo sin relojes, al niño sin televisión, miedo a la noche sin pastillas para dormir y miedo al día sin pastillas para despertar.

Miedo a la multitud, miedo a la soledad, miedo a lo que fue y a lo que puede ser, miedo de morir, miedo de vivir.”

Eduardo Galeano, El Mundo Patas Arriba

PS: Ser mujer en esto días está cabrón! Un hombre, regularmente, no anda por ahí con miedo a ser asaltado. Si, sabemos que la cosa esta mala, y cualquiera puede ser víctima de un crimen, pero no vemos a un hombre con pepper spray en su bolsillo o algo parecido. Adicional a la muerte, tenemos otra cosa a que temerle, una violación.

DSCI0226

4 thoughts on “PS: Ser mujer en estos dias esta…!

  1. Tu buen sentido del humor a pesar de lo sucedido es muy positivo. Tienes razón, con tu argumento. Nuestra condición de ser mujer es retante, pues al final somos mas atropelladas que el sexo masculino. Tenemos que apoderarnos para ser más valientes y cojer el toro por los cuernos. Quizás, clases de defensa personal o artes marciales nos viene bien a todas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s