DC, ultima parte

-DIA 207

“Hoy me levante mas fuerte y decidida. Mas fuerte para provocar al universo y decidida a permanecer así. A provocar que las cosas sucedan. Durante este día me sentí muy en paz, alegre y triste porque no se si volveré a ver a mis compañeras. Ese día estuve todo el tiempo en el WNZ, y tal vez sea tarde pero al fin me pude sentir parte de este lugar.” Vi un video sobre la situación de Criminalización en Canadá, lo que me pareció horrible e injusto. Me dicen que les dan de 2 a 4 años en la cárcel. Lo cual me hace pensar si hay gente que lo hace a propósito, no lo saben o simplemente no les importa. Además pude ver un corto de la Indonesa, que me pareció que tendría futuro en el campo de la actuación. Realmente admiro a esa mujer. Tan pequeña en tamaño pero grande en convicción, y saber que su bebe también esta infectada me parte el corazón. Durante este día estuve escuchando historias de mujeres de otras partes del mundo. Pude compartir más de cerca con compañeras con quienes no había compartido. Y para finalizar mi día estuve en una sección hispana sobre la violencia en mujeres con VIH, lo cual fue en respuesta a mi preocupación. Siento y se, que ahora formo parte de algo mundial. Conocí mas a la Rusa, y tras esa carita tímida y simpática hay una gran mujer. Por cierto, este fue el día del limazo.

Pero como a mi nada me impide pasármela bien, me fui a otra discoteca, y gay por cierto. ¡No tuve la oportunidad de ligarme a nadie! Aunque si me ligaron a mi, y bueno, se siente extraño. Para mala suerte de ellas, a mi aun me gustan los hombres. Bebí rápido, ¿no recuerdo a que hora llegue?

-DIA 208

Este fue el día en el que hice contactos. Me di a la tarea de conocer muchos proyectos, de Maruecos, Bangladesh, Jamaica y Botsuana. Además aproveche para comprar artesanías, y todo lo que pude pues ya se estaba acabando todo. No pase mucho tiempo allí, me fui nuevamente al National Mall, a ver el Monumento a Lincoln, el Monuento a WW2 y el documental “Hubble” en el Museo Aeroespacial.

Para terminar mi día, me di un paseo en un taxi bicicleta por la hermosa ciudad del DC. Era un atardecer hermoso color naranja y violeta, se respiraba paz y el ambiente se sentía dulce. Pero mejor aun, disfrute el paseo con una buena conversación con el chofer, un Chileno. Simpatiquísimo, gracioso, todo un romántico. Pero lamentablemente en dos días yo regresaba a Puerto Rico y no lo volvería a ver. No quería dañar la magia con nada, ni invitaciones, ni fotos, ni enlaces, ni nada. Solo un apretón de manos, una mirada fija en los ojos por varios segundos, un beso en la mejilla y mirar hacia atrás cuando cada uno se va alejando. Solo una ilusión…

-DIA 209

“Hoy es el último día que las veré. No se si en algún momento en el camino me las volveré a encontrar, pero ya no son mis compañeras de habitación o proyecto, ahora son mis compañeras de vida.” Hicimos un cierre. Lloramos, reímos, compartimos nuestra información y recogimos el lugar. Nos fuimos a comer todas juntas y nos fuimos de shopping. En la noche nos reunimos todas en la habitación de la Jamaiquina y pasamos un buen rato juntas, escuchando música, tomamos unos refrescos, compartimos comida y con ella, nuestras experiencias. Fue una despedida muy bonita y solo de mujeres. De ahí, a preparar las maletas nuevamente.

-DIA 210

Yo di mi último recorrido por Dupont Circle. Tome fotos por aquella ciudad, conocí su historia. Me entro una melancolía que no espere sentir, pues no soy muy pro USA. Regresar aquí fue una misión. La transportación estaba supuesta a llegar a las 4pm y llego a las 5pm, y con la hora de viaje, llegue a las 6:00pm. Al llegar al aeropuerto, había la fila del siglo. Al pasar por la inspección casi no me dejan pasar pues la identificación que tenía era la electoral y le faltaba un número. ¡Definitivamente tengo que sacar mi pasaporte! Casi me quedo en Baltimore. Cuando logro pasar, los nervios del viaje me dan con ir al baño. Como no había comido me compre una lasaña súper rápido y al llegar al avión, además de ser la ultima, no tenia numero de asiento. ¡No puede ser! Tuve que esperar a que todos se acomodaran y ver si había un espacio pues fue un vuelo sobre vendido. Quedaba solo un asiento vacio, el mío, por suerte. Al montarme, el capitán anunció que había una tormenta en Baltimore asique aun no podíamos despegar. ¡No faltaba más! Me sentí en una película de terror, en la que todo estaba destinado a que me quedara por siempre en Estados Unidos.

Una hora estuvimos allí en el avión estacionados. Yo aproveche para comer, y fue bien gracioso pues el olor de la lasaña daba en todo el avión y todos velaban mi comida. El vuelo fue uno con mucha turbulencia, pero chévere, pues estaba lleno de boricuas y no paraba de reír. La señora de al lado no me dejaba dormir porque no paraba de hablar.  Un muchacho que esta en frente no dejaba de hacerme ojitos. Al lado, un chico veía una película muy sangrienta en su laptop, en fin. Eran todos unos personajes, y yo, ¡en crisis!

Al llegar el aeropuerto, mi maleta fue la primera en salir, pues fui la última que hice el checkout. Llame a mi papa varia veces sin conseguirlo, pero cuando mire afuera lo vi hablando con otro señor. Salí, el me vio, corrimos y nos abrazamos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s