DC, p1

-ANTES DE

Cuando recibí la invitación por parte de CEMI pensé que era como un grupo de mujeres a quieres habían recomendado, a todas las que habíamos participado de la exposición de fotografía. De ese grupo escogerían a la más apta, pensé. Pero jamás que fuera directamente a mí. Al día siguiente de la noticia, me escribieron, yo escribí de regreso, enviando una reseña sobre las cosas realizadas y un poco de mí historia. Después de varios días sin respuesta, pensé que no me escogerían, y hasta lo olvide. No fue hasta varias semanas después fue que me escribieron.

 ¡Me habían escogido a mí! De todas las mujeres, de varios países, a mi.  Lo considere un honor, un reconocimiento y una prueba de que mis acciones estaban rindiendo frutos. Al recibir la carta oficial, no lo podía creer, tanto, que se lo enseñe a varias personas para asegurarme de que no estaba loca. Estuve súper emocionada, grite, llore y me dio un ataque de risa, y en algún momento sentí miedo y desconfianza.

Enseguida prepare una libreta con toda la información necesaria; nombres, emails, números de teléfonos, direcciones, mapas, lugares de referencias, metros, fechas, etc. Pase mucho tiempo mirando los mapas, tanto que una vez llegue al lugar, caminaba sola sin necesidad de mirarlos nuevamente. De antemano había escogido las secciones, actividades y conferencias en las cuales quería participar. Había diseñado todo un plan, pero como ya saben, las cosas no siempre salen según lo planeado. Todas esas semanas no me sentía segura de que realmente iría, al menos yo, desconfío de las comunicaciones oficiales vía email.  No fue hasta el conference call que escuche sus voces, me dije, “esto si es enserio”.

-DIA 202

Lo más complicado antes de viajar fue el conseguir quien se quedara con Calipso, mi Ball Python. No muchos están dispuestos a eso, pero con mi padre siempre puedo contar. El viaje en el avión fue hermoso porque fue al amanecer. Llego sin problemas, pero al no ver a nadie allí con mi nombre, me dispuse a llegar al hotel por mi cuenta, situación que en cuestión de segundos se resolvió, ya que la persona apareció. Era un hombre súper amable, de Pakistán. Hablamos sobre su país, la diferencia cultural, las oportunidades y sus hijas. Por el camino vi a Baltimore, una ciudad preciosa, antigua y se respiraba paz. Desde que me baje del avión pude ver lo que me menciono María. Todas las personas que trabajan en servicio son o negras o latinas.

Llego al hotel y sin percatarme le pasó por el lado a Ebony, Beverly y Camila, pero con una llamada nos reímos y llego a ellas. Ebony, una mujer joven, guapa toda una “Majestad Negra” de Palés. Beverly, sonrisa espectacular y por los poros se le sale la amabilidad. Por último a Camilla, una argentina de Rosario fuerte, determinada y toda una caja de Pandora… CONTINUARA!

Memorias de mi viaje a la Conferencia Internacional de Sida en Washington

DC, del 22 al 27 de Julio 2012

2 thoughts on “DC, p1

  1. Qué alegría compartida me dio al leer tu relato!!! Me contagiaste de tu emoción!!! De verdad me da tanta felicidadpor vos!!! Buenísimo!!! Y este tal vez sea el principio de algo, quien sabe!!! Te mando un fuerte abrazo!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s